El negocio del reciclaje

« Volver

Si las basuras generan riqueza y los ciudadanos colaboramos en la separación, ¿por qué además pagamos para que las retiren?

Leo el artículo sobre el reciclaje del 6 de julio y me gustaría añadir algunas consideraciones como ciudadano de a pie. Comparto el titular de que La basura es una mina y añado que el reciclaje es un negocio injusto y una explotación de los ciudadanos tal como está montado.

Si las basuras generan riqueza y los ciudadanos colaboramos en la separación, ¿por qué además pagamos porque nos las retiren y nuestros barrios están llenos de inmundicia? De niño he vendido papel y chatarra para sacarme unas pesetillas (los vidrios se retornaban en la tienda); en la chatarrería de mi barrio (Tetuán, en Madrid), decenas de personas ganan unos euros todos los días, y en el mundo viven miles alrededor de los basureros de grandes ciudades.

Los Ayuntamientos y mancomunidades de más de 10.000 habitantes deben plantearse vender sus basuras y eliminar la tasa que cobran a los vecinos, y éstos colaborarán con agrado en la separación de residuos. Posiblemente mejoraría también la limpieza en las ciudades. Las macroempresas que tienen estas concesiones se enriquecen a nuestra costa, se anuncian en los medios de comunicación, a quienes pagan, como es normal, y entre unos y otros nos regalan los oídos con lo bien que lo hacemos y lo que podemos seguir mejorando. Efectivamente, este negocio interesa a todos. A unos, por razones ambientales, y a otros, por negocio desmesurado.