Hacen bocas de tormenta y alcantarillas con plástico reciclado

« Volver

El director de la planta SITMA, encargada de realizar estos productos, lamenta que no haya apoyo político para desarrollar esta tecnología

GUADALAJARA - La basura de plástico que producen 20 familias en un mes, puede ser reciclada y convertida en una tapa de servicio, alcantarilla o boca de tormenta aproximadamente de 40 kilogramos, al  mismo tiempo que se evita que 500 litros de agua se contaminen con los desechos.

Esta es la tarea que realiza la planta industrial SITMA, en Tlaquepaque, con siete años de historia en el acopio de desechos plásticos, clasificación, regeneración y transformación en productos de infraestructura urbana.

La empresa tiene presencia en 22 estados de la República Mexicana, países de Centro y Sudamérica, así como en dos de Europa. Sin embargo, ha sido difícil su entrada en la Zona Metropolitana de Guadalajara, lamenta su director general, Juan Carlos Virues Fernández.

"Aquí en Jalisco no, ha costado trabajo; hay una cantidad superior a las mil 500 ancantarillas de éstas, podríamos hablar de Arboledas, el Mercado de Abastos, todo Arboledas hasta Cruz del Sur, ida y vuelta, son tapas de SITMA".

Asegura que no hay voluntad política para obtener apoyo para desarrollar tecnologías que apoyen al medio ambiente, y todavía existe la creencia de que el fierro es el más resistente. 

Utilizan plástico de alta y baja densidad

El trabajo que se hace en la planta evita que 800 toneladas de plástico se queden en un vertedero, y contrario a su desperdicio, sean convertidas en algo útil para la ciudad.

La principal fuente de abastecimiento de plástico para SITMA son los pepenadores de los vertederos de Matatlán, Picachos y otro de Tlaquepaque.

Todos los productos de la planta se hacen con una combinación de plástico de alta densidad, como botes de leche, suavizantes y cualquier producto rígido, así como de baja densidad, como bolsas de plástico y lonas, para darle cierta fuerza y al mismo tiempo flexibilidad para su fabricación.

El plástico tipo PET no se utiliza en estas alcantarillas, y lo que se recibe de parte de los pepenadores, se dona a proveedores que sí lo reutilizan.

Virues Fernández resaltó que otra más de las bondades de utilizar este tipo de productos, es que no es producto de robos, como sucede con las tapas de fierro del SIAPA, CFE o Teléfonos de México.

"Estos productos no tienen ningún valor para el mercado secundario, como son productos de plástico reciclado, de basura, no se las roban; por las de fierro les dan 200 o 250 pesos por cada tapa, sin pensar en el daño que pueden causar a la sociedad".