Subsecretario del Medio ambiente entrega resultados de las Mesas de Trabajo de la Ley de Fomento al Reciclaje junto a Productores, Municipalidades y Gestores de Residuos

« Volver

El subsecretario del Medioambiente, Jorge Canals, entregó los resultados y conclusiones de las tres Mesas de Trabajo conformadas con representantes de la industria, los gestores de residuos y las municipalidades, en el marco del avance e implementación de la Ley 20.920, que establece Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje.

En una ceremonia de cierre realizada el viernes 2 de marzo, con cerca de 50 representantes de los tres sectores, se revisaron las visiones y aportes de los actores clave, tras cinco meses de trabajo colaborativo.

“Gracias al aporte participativo y transversal de todos los participantes de estas mesas, se ha logrado enriquecer la implementación de la ley con distintas visiones. Nuestro principal objetivo cuando convocamos a dialogar sobre la Ley de Fomento al Reciclaje, fue establecer una línea de comunicación abierta y transparente con los actores clave, y eso lo logramos con creces”, indicó el subsecretario.

 

Aquí la Exposición de Gestores:

  1. ¿Cuáles son los desafíos de su sector en la implementación de la Ley de Fomento al Reciclaje, específicamente desde la entrada en vigencia de los decretos supremos de metas de recolección y valorización?

Seguramente muchos de los asistentes estarán esperando que nuestro sector exprese como desafíos principales la capacidad para invertir, la capacidad instalada, las soluciones tecnológicas, la calificación especializada, entre algunos, sin embargo, éstos no son los que nos preocupan. Estamos listos para implementarlas y adecuar las operaciones con miras a cumplir con las exigencias y regulaciones que establecerán los decretos de metas de recolección y valorización. Nos Sentimos Totalmente capaces de garantizar la transparencia y trazabilidad en la gestión de los residuos, para efectos de permitirle a los sistemas de gestión acreditar el cumplimiento de las metas de cada uno de los productores.

Para nuestro sector existen múltiples desafíos, que no voy a enumerar en estricto orden de prioridad sino más bien procurar describir el ambiente que según nuestra opinión debiera desarrollar más aceleradamente los servicios de gestión de residuos necesarios para que los productos potencialmente reciclables no sigan abultando rellenos sanitarios o vertederos.

 

IGUALDAD DE COMPETENCIA: Creemos que estos desafíos se deben desenvolver en un ambiente que favorezca la igualdad para competir por la oferta de productos prioritarios que los sistemas de gestión dispondrán. El desafío está precisamente en trabajar en la generación de condiciones que respeten el libre comercio nacional como internacional, favoreciendo la creación de diversas soluciones y en el largo plazo contribuyendo al desarrollo de un mercado transparente, trazable, eficiente y de oportunidades.

POR EJEMPLO, No entendemos porqué se quiere vulnerar el principio de la libre competencia que establece la ley 20.920 al cerrar las exportaciones para ciertos residuos, pues lo único que conseguirá es potenciar el monopolio de empresas locales. Nuestro sector sabe competir y requiere que el diseño de la normativa favorezca la competencia y no privilegie a algunos por sobre otros.

Debemos asegurar la competencia mediante correctas licitaciones e impedir la tentación de los convenios, por ejemplo, con municipalidades o asociaciones de éstas. Si trabajamos por lo correcto, esto traerá como resultado que los sistemas de recuperación, recolección, acopio, pre-tratamiento y valorización se desarrollen eficientemente y por sobre todo con buenas prácticas.

Sin duda, que la libre competencia se debe perfeccionar con el cumplimiento estricto de la normativa de salud, medio ambiente, tributaria y laboral, entre otras. De no ser así, se favorece la competencia desleal hacia empresas formales que invierten en normativa por sobre aquellas que evaden éstas para ganar un espacio de rentabilidad. Permitir este ambiente desleal, genera poco a poco la disminución de la inversión por parte de las empresas gestoras disciplinadas terminando finalmente sin incentivos para competir.

Para nuestro sector, el Rol de la Autoridad Medio Ambiental es indispensable para no permitir que el nuevo mercado de recolección y valorización avance en monopolios e informalidad.

 

SISTEMA DE FISCALIZACIÓN: Entre las empresas gestoras, existe un denominador común…. y éste, es la creación de un sistema de información robusto, integrado e inteligente, que se apoye inicialmente en el registro de información que tenemos hoy a través de ventanilla única pero que en el futuro escale a un sistema comparativo que cruce la información de estamentos públicos con la ingresada por productores, generadores, municipalidades y gestores. Este sistema debe enviar automáticamente alertas a los organismos competentes en fiscalización para que verifiquen y sancionen las irregularidades.

Esta labor de diseño, perfeccionamiento y creación debiera estar liderada y financiada por el Ministerio de Medio Ambiente, integrando la información de las diversas plataformas alojadas en los Ministerios de Salud, Economía, Servicio de Impuestos Internos, ADUANAS, Policía de Investigaciones, Fiscalía Nacional Económica, Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, por nombrar algunas.

 

INCENTIVOS PUBLICOS Y CRITERIOS UNIFICADOS: Otro desafío, sobre todo para los primeros 5 años de implementación de la ley, es generar incentivos públicos y lograr la unificación de criterios al uso de materias primas provenientes del reciclaje de productos prioritarios con poca demanda o diminución de ella.

Para los próximos desafíos es importante mencionar que la realidad de los distintos tipos de productos prioritarios es muy diferente, por lo tanto deberán ser regulados en forma particular.

Mencionar que nuestro sector participa activamente en una economía circular al valorizar residuos y transformarlos en materia prima para ser usados por otros sectores. Sin embargo, muchas veces nos encontramos con que no existen incentivos para el desarrollo de estos productos. Algunos ejemplos al respecto: a pesar de que el recauchaje es un proceso que previene la condición de residuo de un producto,  el Ministerio de Transportes no incentiva su desarrollo. Otro ejemplo visto en países desarrollados, es el uso del polvo de caucho para construir carreteras, caminos, ciclo vías o veredas de asfalto, sin embargo el Ministerio de Obras Públicas no avanza en la normativa para fomentar esta tendencia mundial. Como último ejemplo entre varios más, nos encontramos con diferentes criterios entre los SEREMIS de Salud, para rechazar o aprobar el uso de aceites y lubricantes tratados en un mismo tipo de tecnología en calderas, considerando incluso la misma calidad de materia prima usada en éstas. Claramente hay que generar un ambiente desafiante para incentivar y aunar criterios en la utilización de cualquier materia prima proveniente del reciclaje.

 

FIN DE CONDICIÓN DE RESIDUO: Otro desafío tiene que ver con la construcción de un nuevo concepto que cambia la visión de parte de lo establecido. La pregunta a definir es ¿Cuándo un producto termina su condición de residuo y cuando obtiene la condición de materia prima? Hoy numerosas organizaciones mundiales dedicadas al reciclaje (por ejemplo BIR e ISRI), están promoviendo la eliminación del concepto “residuo” o “basura”, y migrando hacia los conceptos de “materia prima”, “material secundario” e incluso se refieren a ellos como el “7º recurso”.

Hoy en día la cadena de eventos hacia el reciclaje se clasifica en recolección, acopio, pre-tratamiento y valorización. Ahora bien, usar el nuevo concepto de recurso no es fácil pues necesitamos romper los paradigmas del concepto residuo que aún permanecen tal como nos educaron, y siguen estando tanto en las normativas como en las definiciones actuales. Nosotros creemos que esta pequeña gran sutileza, equivocará y entorpecerá ciertamente el camino en el establecimiento y medición de metas.

Durante la mesa de trabajo, surgieron discrepancias respecto de un concepto clave para nuestra actividad. Particularmente, al concepto de Valorización.

De acuerdo a lo postulado por el MMA, este concepto está referido a las actividades en donde el producto cambia su condición de residuo a la de un producto terminado.

Como sector, tenemos algunas aprehensiones en el concepto de “valorización”, pues estimamos que en algunos casos determinados, la valorización se presenta ANTES que culminar en un producto terminado.

Para mejor explicar esto, utilizaré como ejemplo las latas de bebidas de aluminio. Actualmente, la capacidad instalada en Chile para el proceso específico de este producto prioritario es casi nula. Por ello, al final de la cadena de recolección, existen empresas que brindan un pre-tratamiento y estandarización (vale decir selección, limpieza, clasificación, densificación y empaque) que transforma este residuo “lata”, en materia prima “briquetas”, aptas para ser usadas en fundiciones que están en el extranjero (Brasil. USA, Europa, Asia, otros.).

De acuerdo al diálogo actual con el Ministerio, la labor de estos gestores solo correspondería a recepción y acopio. Por tanto el Valorizador sería la empresa que finalmente funde estas briquetas, y las transforma en rollos laminados de aluminio u otro producto terminados. Las operaciones de pre-tratamiento ejecutadas en Chile por gestores, serían consideradas solamente como parte del proceso de Recolección de este Producto Prioritario (PP).

Más allá de una mera precisión semántica, nuestra preocupación tiene que ver con la acreditación de las metas de reciclaje para un producto, el cual, según ha indicado el MMA se acredita una vez que el producto es “Valorizado”.

Es importante que la autoridad tenga a la vista que nuestro país no ofrece alternativas de valorización con la tecnología y la competitividad necesaria, lo que obliga a su exportación, y que, dada la naturaleza del comercio internacional de este tipo de materiales, los gestores no siempre pueden comercializar estos productos directamente con fundiciones, usando para estos fines a empresas intermediarias (brokers o traders). Más aún, dado que este tipo de materiales son comodities a nivel mundial, son tranzados en bolsa y pueden constituir, por ejemplo garantías, o simplemente ser almacenados en bodegas por períodos de tiempo indefinido. Dado lo anterior, para nosotros este tipo de productos son efectivamente materia prima, la cual ya fue valorizada.

El desafío es precisamente que cambie el criterio de clasificación de actividades para el caso de la exportación de aquellas materias primas de PP provenientes de residuos no peligrosos. Es decir, para efectos de cuantificación de metas, se considere a los procesos de pre-tratamiento disponibles en Chile como una actividad de “Valorización” que permiten transformar por ejemplo el “residuo” lata, en una “materia prima” briqueta, apta para el consumo internacional.

El comercio internacional de reciclaje, está mayormente normado y guiado por el Institute of Scrap Recycling Industries, mejor conocido por sus siglas ISRI. Esta institución publica un manual de clasificaciones de los materiales que usualmente se reciclan globalmente. A saber, Metales Ferrosos y no ferrosos, Vidrio, Neumáticos, Plásticos, Papeles, Artículos Eléctricos y Electrónicos, entre otros.

Esta normativa internacional, para una lata de bebida simplemente recolectada, no cumple con los estándares requeridos en el comercio internacional. Nuestros gestores en Chile, valorizan este residuo mediante tratamientos adecuados de clasificación, limpieza y densificación tal como es normado para el comercio internacional, por lo tanto una briqueta puede ser es transada ya sea directamente como por intermediarios para fundiciones.

Este mismo análisis aplica íntegramente para la mayoría de otros PP, como por ejemplo los artículos Eléctricos y Electrónicos. Al no existir alternativas de Reciclaje en Chile de estos productos, se hace mandatorio darles un pre tratamiento mucho más extensivo como el desarme, clasificación, densificación y embalaje. Por ejemplo, en el caso de un electrodoméstico, su desarme y pretratamiento puede resultar en varios componentes que tendrán también varios destinos finales. Nuestra propuesta y desafío para un nuevo criterio toma más fuerza aún en estos PP. Una lavadora tirada en un punto verde, como tal es un residuo. Aplicando un adecuado pre tratamiento, este residuo, puede ser adecuadamente valorizado para transformarlo en varias Materias Primas de amplia transacción y consumo en el mercado internacional.

Adicionalmente a esto, la experiencia mundial nos ha mostrado como China, reconocido como el mayor consumidor global de estos materiales, recientemente ha elevado sus estándares, poniendo barreras a la importación de residuos que no han sido pre-tratados y transformados en reales materias primas. Esto nos demuestra nuevamente que el concepto de residuo está cambiando.

 

MEJORA CONTINUA Y DISPOSICIÓN AL CAMBIO: El avance en la implementación de la Ley 20.920 confrontará el diseño y la teoría con la realidad y la práctica. Sin ir más lejos, ya hemos sido testigos de ésto durante los años de trabajo en conjunto con el MMA.  Es por ello, que un desafío sustancial tiene que ver con la disposición a la mejora continua de ambas partes. Nuestra percepción al respecto, es que el MMA concentra el diseño, la teoría y la autoridad y por otra parte, los gestores concentramos la práctica, la experiencia y la realidad. Como todo cambia, las leyes y normativas deberán ser revisadas y mejoradas para incorporar una visión aún más holística, moderna y que incorpore el pensamiento y la experiencia de todos. Creemos que la participación ciudadana es muy importante y por supuesto la de quienes estamos en la cadena de gestores. Estamos agradecidos por el liderazgo del MMA y sabemos que unidos a la apertura al cambio tendremos una autoridad técnica que siga escuchando, se cuestione y nos acompañe en terreno para experimentar lo que vivimos día a día.

Por supuesto que creemos que este ambiente para los desafíos se debe realizar progresivamente y con todos, de tal manera de lograr el objetivo final medio ambiental y sanitario que es disminuir los rellenos sanitarios y vertederos con eficiencia.

 

  1. ¿Cuál es la contribución del trabajo público privado en la implementación de la Ley de Fomento al Reciclaje?

ENORME, TREMENDA, FUNDAMENTAL, INDISPENSABLE

Podría agregar innumerables palabras y todas positivas, aún más cuando la iniciativa proviene de la autoridad.

La contribución de este estilo es muy importante y necesaria ya que permite crear instancias en las cuales las diferentes Autoridades, de forma trasversal (Medio Ambiente, Salud, Energía, SII, etc.) puedan visualizar las problemáticas del sector y tener mayor sensibilidad sobre nuestros puntos críticos que deben ser abordados. Asimismo, éstas instancias permiten a los gestores visualizar las políticas y tendencias legislativas, y así prepararse con anticipación para ejecutar su actividad de la mejor forma posible. En otras palabras, podemos aportar con experiencia real de cómo se mueve el mercado de los diferentes residuos, y por otro lado, el sector público puede entregar su visión y orientación en legislación para el sector.

Siempre es positivo que las leyes, decretos, y otras herramientas legales no se dicten entre 4 paredes o tomen un solo punto de vista. El tener el aporte, conocimiento y experiencia de los actores principales, es el mejor ingrediente para enriquecer el resultado final del proceso. 

Entendemos que al corto plazo, este estilo aparentemente más lento, demanda más tiempo y recursos, pero estamos completamente seguros que esta etapa es necesaria para que en el largo plazo obtengamos un resultado sólido y eficiente… No olvidemos que nuestro objetivo principal como país, es la disminución acelerada de toneladas en vertedero, y no la obtención de instrumentos legislativos en un plazo ajustado.

Por último, queremos proponer que esta colaboración público-privada, sea sistemática y periódica. Necesitamos mantener la ventana de comunicación que nos permita ir monitoreando y corrigiendo, lo más rápido posible, cualquier problema en la implementación y su posterior funcionamiento. Consideramos que estas mesas de trabajo deben realizarse a futuro por tipo de residuo y al menos dos veces por mes. Lo anterior con temas precisos y pre establecidos para lograr un avance concreto.

 

  1. ¿Cuáles son las oportunidades que nos ofrece el trabajo intersectorial en la implementación de la Ley de Fomento al Reciclaje?

Entendiendo que Productores, Municipalidades, Gestores y otros, son los regulados por la Ley 20.920; entendiendo también que el cumplimiento de ésta es compleja para los diversos actores; y por último, que tenemos más concordancias que diferencias, es necesario el trabajo conjunto sin exclusiones. Sin embargo, aún no hemos podido sentarnos sistemáticamente con otros sectores para conocer de sus ideas y que ellos conozcan de las nuestras.

Nuestro sector considera que el MMA debe utilizar su rol para integrar a las distintas mesas, puesto que es el actor que tiene la mayor posibilidad de moderarlas. Primero para confirmar los puntos en común y en segundo plano desarrollar las bases de acercamiento a las diferencias.

Nos necesitamos, debemos escucharnos, debemos fortalecer las oportunidades comunes y también entender las aparentes amenazas del otro. Este proceso se resume en una cadena, en la cual Productores, Consumidores, Municipalidades y Gestores son imprescindibles y basta que tan solo uno falle, para que esto fracase.

Nuestro sector está desde ya disponible para entablar conversaciones con el resto de los actores.

Para terminar, quiero alagar al ministerio por la tarea titánica que ha liderado y que deberá continuar intensamente en los próximos 5 años. Como sector estamos muy contentos por la apertura a la conversación, porque si bien podemos tener diferencias, son los consensos los que hacen crecer a nuestro país. No tan solo lo harán más limpio y saludable, sino también le brindarán la posibilidad de explorar diversos modelos y formas de innovar, donde la libertad de elegir, la libre competencia y el cumplimiento estricto a cualquier normativa harán, más eficiente y justo el objetivo final.

Sigamos trabajando en conjunto para que los rellenos sanitarios y vertederos estén libres productos reciclables.

 

En representación de los Gestores: Alejandro Navech Marzolo. Gerente General ANIR