Laura Landeta, Gerente de Desarrollo de GECOP: “EL TRABAJAR EN ALGO QUE TENGA SENTIDO Y SEA UN APORTE PARA EL MEDIOAMBIENTE ES LO QUE ME MUEVE”

Laura siempre ha trabajdo en temas relacionados al medioambiente. De profesión Ingeniero Civil Bioquímico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y académica de Magíster de Eficiencia Energética y mecanismos de desarrollo limpio de la misma universidad, se especializó en proyectos de reducción de emisiones de carbono, con más de 15 años de experiencia en profesional en temas relacionados a sustentabilidad con énfasis en energía, agua y residuos. ¿Por qué? Porque su foco siempre ha estado puesto en trabajar en algo que “tenga sentido”.

Así fue como llega a GECOP, empresa chilena que posee en el país plantas móviles capaces de prestar servicios especializados para combatir la problemática ambiental del PCB – compuesto químico poco conocido formado por cloro, carbón e hidrógeno, categorizados como contaminantes orgánicos persistentes (COPs), caracterizado por ser resistentes al fuego, no conducir la electricidad, ser muy estables, y tener baja volatilidad a temperaturas normales. Características lo han hecho ideal para su utilización como aislante o refrigerante en transformadores y equipos eléctricos, estando presentes en muchos de ellos.

¿Qué es lo que hace tan contaminante a este compuesto? Una molécula, altamente tóxica para el ser humano y animales, que puede ser destruida mediante un proceso especial llamado “declorinación”, el que  rompe la estructura molecular, transformando de manera segura y eficiente el aceite contaminado en uno reutilizable y libre de PCB, el que si no se elimina, es capaz de viajar por aire, mar o tierra contaminando de manera peligrosa a todas las especies debido a su persistencia.

“En GECOP contamos con tecnología de punta para identificar si los transformadores cuentan o no con PCB. GECOP es también representante exclusivo en Chile de Dexsil®, una compañía norteamericana de reconocido prestigio a nivel mundial que cuenta, entre otros, con una amplia gama de productos para la fácil detección de PCB , entre ellos un kit especial, único en el mundo, con el que vamos donde el cliente y detectamos rápidamente el compuesto para su retiro y eliminación de la molécula. Una vez el aceite está libre de PBC se entrega a los valorizadores para su recuperación” señala Laura.

Dependiendo de la concentración de PCB que tenga el aceite del transformador, son las alternativas de tratamiento. La declorinación es un proceso sumanente limpio y normado, que evita el envió de equipos y aceite al extranjero para su incineración; que es la segunda, mas costosa e infinitamente menos amigable con el medio ambiente, de las opciones para hacer la eliminación.

El proceso de GECOP consiste en ir donde el cliente, hacer el muestreo, analizarlo, drenar el aceite del transfrormador,  cargarlo a un reactor el que produce una reacción quimica y se elimina la molécula del PCB, quedando el aceite listo para entregar al valorizador de aceite.

¿Y qué pasa con el transformador? Se puede volver a cargar para su reutilizaición o si está en deshuso, se recicla.

EL PBC actualmente, y desde el año 1982, está prohíbido, lo que sí está autorizado es su utilización en equipos que ya lo tienen. “Tenemos una estimación de que en Chile hay aún 3 millones de litros de aceite contaminado con PBC, y nuestro trabajo es descontaminarlos en un mediano plazo, lo que significa un trabajo inmenso y es en eso en lo que estamos concentrados ahora” agrega.

Para conocer más sobre GECOP ingresar a su página web www.gecop.cl

Add your Comment